viernes, 22 de mayo de 2015

En La Buhardilla



   Esta semana tenemos otro punto de encuentro con Lagasca Vintage Backstage en Pontevedra. Hasta el domingo, hay un poquito de nosotros en La Buhardilla, un showroom que pretende mostrar el buen hacer de varias empresas relacionadas con la organización y celebración de eventos no convencionales y que está organizado por la firma Elefantes de Cacharrería. Con vistas a la praza da Ferrería (está ubicado en el número 6, 2º piso), el corazón de la ciudad pontevedresa, este showroom nos muestra toda una guía de opciones de vestuario, decoración, complementos o diseño gráfico y también de ritmos musicales para crear "momentos únicos e irrepetibles".
   En el caso de nuestra beauty concept store podréis encontrar una selección de nuestros espectaculares vestidos de fiesta y también de complementos. Otra de nuestras joyas es el vestido de novia vintage que os mostramos en la siguiente imagen, en seda beige y de los años 40. Para novias atrevidas!





Ayer, nuestra Iria Piris también estuvo en La Buhardilla, a donde trasladó su maletín de maquillaje y su equipo de manicura para ofrecer a las visitantes del showroom una tarde de beauty a precios especiales. A la vista están los resultados!.





   Además de Lagasca Vintage Backstage y Elefantes de Cacharrería, exponen su trabajo Nalatcha, Sweetparipé, Pontejabón, la fotógrafa Beatriz Baqueiro, Lourdes Sampedro, Antonietas, Bodagrafic Pattuka, Máster Discotecas Móviles, Picstory y 3,2,1 Sonríe. Podéis visitarlo hoy de 17 a 21 horas y mañana y el domingo de 12 a 14 y de 17 a 21 horas.


ALI M.



jueves, 14 de mayo de 2015

Sara Adelaida, el debut de Esdemga en Lagasca



   Por su espectacularidad, por sus materiales y por su detalladísima y cuidada confección, este podría ser uno de los vestidos de alta costura que estos días de mayo lucen las estrellas del celuloide en el Festival de Cine de Cannes. Pero el talento nos pilla mucho más de cerca, concretamente en la Escola de Estudos Superiores de Deseño Téxtil e Moda de Galicia, Esdemga. Allí estudió Sara Adelaida Cerqueira, la alumna con la que Lagasca Vintage Backstage inicia una colaboración con el citado centro de moda pontevedrés para exhibir periódicamente las creaciones de los jóvenes diseñadores gallegos. A lo largo de este mes de mayo, uno de los escaparates de nuestra concept store de Manuel Quiroga 17 está plenamente ocupado por las creaciones de esta joven, que presentó la colección Ain't Misbehaving (es su proyecto de fin de carrera) en la pasarela Debut en noviembre del pasado año, y por la que recibió una mención honorífica por parte del jurado.

  
   Los diseños de Sara Adelaida no podrían encajar mejor con el estilo de nuestra tienda. Ella misma explicó en la web de Esdemga al referirse a su colección, que por cierto lleva el nombre de una canción popularizada por Ella Fitzgerald, que empezó inspirándose en la personalidad de Rose Cumming, quien abrió desde Nueva York el camino del diseño de interiores al resto de mujeres. A través de esta pionera y también con la ciudad norteamericana como punto de referencia (allí desarrolló las prácticas de su titulación en Deluna By Design), la creadora gallega se introdujo en el glamuroso universo de los años 20 "y me sorprendí del choque tanto cultural como de valores que se reflejaba perfectamente en el mundo de la vestimenta a través de un hecho: las bodas". A Sara Adelaida le pareció fascinante "esa dualidad entre el desenfreno y la tradición" y así se sumergió de lleno en un choque estilístico que conjuga la calidad de los vestidos de novia con el colorido de la noche, "esperando haber podido captar un pedacito de la historia de estas elegantes mujeres y haberlo traído hasta nuestros días".


   El Art Déco, el movimiento de diseño popular que entre los años 20 y 30 influyó tanto la arquitectura, diseño interior, y diseño gráfico e industrial, como la moda, pintura, grabado, escultura y cinematografía, también está presente en los modelos de Sara Adelaida, como en esta cazadora, que guarda sorpresas tanto por delante como por detrás, como podemos ver en las imágenes. "La pedrería tiene que ver con la suntuosidad de aquella época _cuenta Sara_, donde todo eran brillos". Toda es auténtica y da una idea de la riqueza, la alegría y carga emocional que destila esta colección para su autora y para quienes podemos gozar de verla. La tela vaquera la añadió "para darle un toque moderno".

   
   Esta otra imagen muestra otro diseño de cazadora vaquera a conjunto con un vestido rosa también años 20.



   Además de los brillos, la riqueza de esta colección radica también en las puntillas que incorporan los vestidos. Son todas antiguas y muchas de ellas la diseñadora las consiguió en Nueva York, al igual que varias de las telas utilizadas, entre las que figuran tules de seda. 


   En el caso del siguiente modelo, queremos mostraros además de su espectacular parte delantera, el escote de la espalda, para el que la diseñadora se sirvió de un sujetador antiguo, también neoyorquino.




   Los zapatos que consiguió a través de un proveedor en México fueron decorados por Sara Adelaida con la misma riqueza de matices de sus prendas. Además de los escenarios americanos, otras telas y puntillas fueron adquiridas en Madrid y Barcelona,  "Hay un poco de todos los sitios", cuenta la autora.



 Esta magnífica exposición permanecerá abierta a lo largo de los meses de mayo y de junio y en fechas próximas os anunciaremos un evento especial para presentarla al público. "Iniciativas de este tipo para mostrar nuestro trabajo están muy bien _añade Sara_, porque hasta ahora lo hacemos solo en la pasarela Debut. Este es otro escaparate. La verdad es que conecta muy bien con la tienda y es una colección ponible". Desde luego, es de las que queda en la retina, como las buenas películas.

ALI M.









miércoles, 6 de mayo de 2015

Un bistró "made in" Lagasca

  

En Lagasca Vintage Backstage tenemos reservas suficientes no solo para vestirte a ti, sino también a tu hogar o tu negocio. Hoy queremos hablaros de nuestro primer gran proyecto de decoración integral, en este caso industrial, y lo haremos sentadas a la buena mesa, la del restaurante del Liceo Casino en el Parque de Verano de A Caeira, que dirige la chef Carla Álvarez.


   Se trata de un proyecto todavía en marcha, pero que los socios de la entidad pontevedresa que eligieron este espacio para celebrar el Día de la Madre el pasado domingo ya han podido saborear en parte. Mercedes Escauriaza y Mercedes García-Nieto, responsables de Lagasca, han querido reconvertir el amplio y clásico salón en un bistró del siglo XXI. Para quienes no estéis familiarizados con el término, con este nombre se conocían las tascas y tabernas de comida rápida de París que se convirtieron a lo largo del siglo XX en un punto de referencia del modo de vida en la capital francesa. Son locales con origen popular, en los que se servía sobre todo vino, pero también platos tradicionales, elaborados con alimentos frescos y saludables. El menú de los bistrós, al igual que su decoración, se ha ido renovando con elegancia, debido al auge de la comida tradicional y regional y según cita la Wikipedia, algunos chefs anglosajones, como Jamie Oliver y Gordon Ramsey, han hecho referencia a este estilo, que vuelve a cobrar auge con establecimientos de reciente creación cuya cocina se basa en platos clásicos.
   Por el momento, la transformación de nuestro bistró ha tenido como protagonista a la barra del local, a la que se ha querido dar mayor realce, pero de una forma sutil, así como al rincón que sirve de conexión entre la cocina y el comedor, decorado hasta ahora con un aparador.



   La barra se ha recubierto de hierro anodizado, especial para evitar oxidación y que da un toque industrial a este elemento tan significativo del restaurante, como podéis comprobar en esta sucesión de imágenes. Se buscaba también un efecto espejo, que se ha complementado con la iluminación led en la pared trasera.




   El aparador, se ha sustituido en este rincón por esta espectacular vitrina francesa que puede datarse entre los años 30 del pasado siglo. Algo que se ve en los cristales antiguos, que no son uniformes, sino que simulan hacer aguas, casi emplomados.

   Sobre la vitrina, destacan las antiguas damajuanas para vino, a las que se les retiró el mimbre que las recubría _son un objeto de decoración vintage a la última_ y, junto al mueble, se colgaron tres platos de cerámica inglesa Davenport (años 30 y 40). Completa el rincón un biombo que permite realizar la transición desde la cocina y este entorno afrancesado a la zona de comedor.



   Como en todo bistró que se precie, la comida es fundamental. Esto se refleja también en la decoración con pequeños detalles que son guiños a esta filosofía. Por ejemplo, las repisas y ventanales junto a la barra están decorados ahora con un pequeño jardín de plantas de especias, y con fuentes que entremezclan los aromas del limón y la hierbabuena.




   Y, como centros de mesa, las dos Mercedes han elegido estos botes que nos miran de la firma danesa Miss Etoille (en Pontevedra solo los podéis encontrar en nuestro espacio de Manuel Quiroga, 17), rellenos, cómo no, con comida. Alubias, lentejas, garbanzos... Productos aderezados con flores minimal, como la paniculata.


   Otro de los rincones del restaurante muestra esa mesa de diseño sueco de madera de mango, elaborada bajo la premisa de la sostenibilidad ambiental.


   Este estreno en el Día de la Madre tuvo otro guiño, con las lámparas de letras que formaban la palabra "Mami" en una de las paredes.


   Pronto, los socios del Casino podrán conocer el resultado final del proyecto. Mientras tanto, pueden seguir degustando los menús de la chef Carla Álvarez. ¡Buen provecho!
ALI M.












miércoles, 29 de abril de 2015

El primer capítulo de Karenina


   Anna Karenina es un personaje literario de un gran "valor sentimental" para María Lareu, y un apellido que conlleva toda "una lección de gusto fonético". Por ello no es de extrañar que eligiese a la protagonista de la obra de Tolstoi para dar nombre a su marca de ropa, cuya primera muestra podéis encontrar ya en Lagasca Vintage Backstage, dentro de su apuesta por mostrar el talento local de los nuevos jóvenes diseñadores.
   No hay duda de que María busca su inspiración en la "forma de hacer de antes". Su camino empezó estudiando Restauración y lo continuó con la titulación de Historia del Arte. Su pasión ha sido siempre la pintura y un día, decidió dar un paso más allá. Comenzó a "coser" sus trabajos de pintura y les dio forma tridimensional diseñando sus primeros tocados. De ahí pasó a ampliarlos a prendas de vestir, tomando también como referencia sus propios recuerdos personales de su madre y su abuela "comprando telas y encargando su ropa a la modista". "De alguna manera, es algo que siempre me ha rondado _dice_. Un mundo que ya conocía". El resultado son prendas únicas y a la vez de líneas y cortes sencillos, donde las telas son también fuente de inspiración y donde, como en Lagasca, no encontrareis dos piezas idénticas, aunque sí una coherencia visual.
   "Diseño la ropa que es mi estilo, como me gusta vestir", nos cuenta María, que disfruta rebuscando telas y tejidos de otras temporadas y fuera de catálogo para conseguir ese sello personal que imprime a sus modelos. En nuestro espacio de Manuel Quiroga 17 tenemos solo el principio de lo que esperamos una fructífera colaboración. El azul ha sido clave en este estreno en la moda, y pronto esperamos contar con más diseños para la temporada de verano.


   Karenina cuida al detalle los tejidos, donde destacan las buenas caídas de las telas. Son prendas que sientan bien a todas las figuras.

 Dos faldas de esta primera colección, la de la imagen superior en seda viscosa estampada de flores, y la de la inferior, en lana gris perla.


   Este short es toda una joya, elaborado en el mítico tejido inglés Liberty, de algodón, muy ligero y fino.


 Para los últimos coletazos del frío es este otro vestido de paño de corte sencillo y del que os muestro el detalle de las estrellas en la tela.



    Este original vestido lleva la misma original abertura delante y detrás, en estampado de franjas amarilla, verde y violeta.
  En breve ampliaremos las prendas de Karenina en Lagasca Vintage Backstage, que incluirán también tocados y sombreros para completar vuestros looks. Y es que esta novela conjunta va solo por su primer capítulo... Queda mucho por escribir.


ALI M.
  

martes, 21 de abril de 2015

Tuning en Lagasca



   Si hay algo que define a nuestra beauty concept store es la exclusividad. En Lagasca Vintage Backstage no encontraréis dos prendas iguales. Y otro rasgo, fundamental, es que esa exclusividad en absoluto está reñida con el precio. En ocasiones, para conseguir esa seña de identidad recurrimos al tuning. No os asustéis, aún no hemos metido coches en la tienda. Me refiero a personalizar nuestra colección de moda, complementos y muebles con un toque que los hace solo nuestros. Y aún a riesgo de barrer demasiado para casa, tengo que deciros que Mercedes Escauriaza y Mercedes García-Nieto, las responsables de Lagasca, son verdaderas genios a la hora de reconvertir los artículos que exhibimos en nuestro espacio de Manuel Quiroga, 17 en Pontevedra.
   Para muestra, unos cuantos botones. El chaleco que figura en la imagen superior y en el de la inferior eran iguales. Hasta que llegaron a nuestro local. En ambos casos el tuning incluyó flecos, pero mientras el de arriba incorpora un original borlón rosa hecho a mano con pedrería y plumas, este que sigue ha sido bordado a mano con cuentas de perlitas. Perlitas que vuelven a ser un reclamo en todo tipo de prendas, como demostró la actriz Lupita Nyongo con su espectacular modelo de Calvin Klein en la última ceremonia de los Óscar, el mismo vestido que le robaron después en el hotel donde se alojaba.


   Me voy ahora con otro must para esta temporada primaveral. Y por triplicado. Estas tres faldas de color rosa chicle de neopreno fueron tuneadas con bordados en charol blanco, de diferentes motivos. No me digáis que no han quedado de lo más resultonas!! Vintage sesentero!!



   Pasamos ahora a la piel. En primer lugar, para mostraros este chaleco de marmota gris azulada, con forro de lunares azul turquesa. Aún habrá noches de frío en esta primavera para que podáis ponéroslo y si no, es una prenda magnífica de fondo de armario.


  ¿Que preferimos chaquetón a chaleco? No hay problema. Este modelo en marmota adquirida en París es también total design Lagasca Vintage.y


   Al igual que este otro chaquetón en zorro crudo diseñado también por las dos Mercedes evocando la época de la inolvidable Anna Karenina de Tolstói. Os muestro el detalle de la manga en napa. ¿Son o no son unas artistas?


   Y como os mencionaba, no solo lo son en el tuning de moda, sino también en el de la decoración. En la siguiente imagen quiero mostraros en detalle la mesa principal de Lagasca Vintage. Fue diseñada por Mercedes Escauriaza y Mercedes García-Nieto a partir de nueve cajas de grano. Además de ofrecer múltiples posibilidades para adaptarse a cualquier espacio, resulta muy útil para guardar desde menaje del hogar a revistas, por poner solo dos ejemplos. El diseño es a la vez ligero y fácil de combinar con cualquier tipo de muebles y sillas de comedor.


      La versión reducida es esta mesa de centro, igualmente coqueta.


   Esto es solo una pequeña muestra de lo que está por llegar en Lagasca Vintage Backstage. Queremos ir aportando cada vez más diseño propio a la tienda y aconsejaros también cómo actualizar una prenda o cualquier mueble al que queráis dar un cambio de imagen. Tuning y vintage son términos que casan bien. Cuando queráis podéis comprobarlo.


ALI M.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...